Pymes y la política, una alianza para la formación en oficios

Pymes y un espacio político se unieron para la formación y salida laboral de sectores vulnerables.

18 de noviembre, 2022 | 00.05

Resulta un hecho incontrastable el fuerte crecimiento de la economía en el país, el cuál si bien no se combinó con políticas redistributivas, sí impacta en la población a través de una mayor generación de trabajo.

De hecho, con un rebote económico que alcanzó 10,4 por ciento del PBI el año pasado y un primer semestre con 6,5 por ciento de suba, se crearon cerca de un millón y medio de puestos de trabajo, de acuerdo a cifras proyectadas para todo el país en base a estadísticas del Indec.
 
Este fuerte crecimiento está impactando de diferente en manera en los distintos rubros económicos. En el caso del textil, una actividad que por ser mano de obra intensiva tiene implicancias particulares, se sumó el hecho de la destrucción de cerca de 25.000 talleres proveedores durante la pandemia, muchos de los cuales eran operados por inmigrantes de países limítrofes que, a causa de la falta de trabajo, regresaron a sus países de origen.

La particular situación, complementada con una restricción a las importaciones, creó un fuerte cuello de botella y la necesidad de contar con operarios, costureros, y cortadores que responden a la fuerte demanda de las fábricas. Por eso, bajo esta necesidad los empresarios textiles Marcelo Siddig, titular de la firma Freenep SRL., y Daniela Vzelko y Fernando Martínez de Paredsur, generaron un proyecto de capacitación para desocupados o quienes busquen una reconversión laboral, con el doble objetivo de formar trabajadores para sus empresas y otras que los requieran y llevar adelante una acción de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) para generar salidas laborales.

Para llevarlo adelante, estos empresarios adquirieron máquinas de costura y demás herramientas de trabajo, contrataron por su cuenta los servicios del formador de emprendedores Jorge Di Vanni y la capacitadora textil Carina Herrera, y establecieron un convenio con el “Galpón Pampa” de la localidad de Beccar, dirigido por Jorge Vazquéz, asesor de la senadora  del Frente de Todos Teresa García, quienes les cedieron un espacio para el funcionamiento del taller, el cual se suma a la escuela de panadería y el taller de electricidad que ya llevan adelante.

“No es cierto que los desocupados no quieren trabajar, apunta Vzelko, sino que en su mayoría son personas que no tuvieron la posibilidad de aprender un oficio y poder acceder luego a un trabajo registrado como el que les ofrecemos”, añadiendo que, además, “algunas tuvieron malas experiencias previas, ya que se sorprendían de que fuera gratuito o que no le cobrásemos el título”.

Es el caso de Gabriela, una de las participantes que llegó a través de una publicación de Facebook. Según señala, “había ido a otros cursos, pero no estaba cómoda por que no eran prácticos, y acá encontré a Carina que es muy buena en sus enseñanzas. Pero además, todas somos grandes y tenemos hijos y una vida, con lo que necesitamos que se complemente con lo que hacemos, y sea rápido y con salida laboral”.

En efecto, los empresarios señalan que es tal la necesidad de personal que pueden ofrecer trabajo a todos aquellos que culminen y aprueben los dos meses de capacitación, aunque desde Pampa también brindan la posibilidad de ofrecer créditos productivos subsidiados para aquellas egresadas que en lugar de emplearse deseen montar un taller para proveer a las empresas.

Así 15 mujeres ya se encuentran realizando la capacitación con salida laboral asegurada, que les permitiría ganar el sueldo de convenio de 95.000 pesos de bolsillo por jornadas laborales de 8 horas. Para ello, se encuentran cursando tres clases prácticas semanales de dos horas durante dos meses, y debido a la lista de espera y el compromiso de todas las participantes, los empresarios planean extender tanto la cantidad de cursos como ampliar el espacio durante el próximo año.

¿Confían que se mantendrá este crecimiento?
Siddig: Esperamos que sí, yo se que cada tanto el neoliberalismo regresa al poder, como en 2015, y es por eso que siempre fui muy cuidadoso en expandirme, pero la actual realidad me lleva a incorporar maquinaria y operarios, porque la demanda es muy alta, y las ganancias de una pyme no se fugan, nuestro negocio es siempre reinvertir.

Martínez: En 2015 estaba por expandirme, pero viendo el riesgo de cambio de gobierno decidí frenar todo, y fue una decisión correcta, porque lo que vino fue durísimo, estábamos en modo supervivencia, mientras nos mandaban cartas del ministerio de Desarrollo invitándonos a reconvertirnos, con lo que yo pensaba que nunca más me iba a meter con una estructura propia. Ahora, con el cierre de importaciones y la alta demanda, volví a apostar a incorporar maquinaria y operarios, aunque es difícil conseguir personal capacitado.

El mayor programa social, con 1.300.000 beneficiarios, se denomina “Potenciar Trabajo” y debería asistir a los desocupados en la reinserción laboral ¿Se vincula de alguna forma con este proyecto?

Vázquez: El curso es de asistencia libre y se difunde por el barrio, con lo que no sabemos en que situación están quienes quieren incorporarse. Sí trabajamos con ese programa en otras áreas, pero lo innovador de este proyecto es que se vincula con el sector empresario y con las necesidades del mercado interno, con lo que creemos muy virtuoso que desde la política se potencien este tipo de iniciativas.

Di Vanni: Hay un problema muy importante con la capacitación laboral y técnica en el país, las viejas escuelas de oficios se terminaron en los noventa, donde se apostó al universalismo en lugar del tecnicismo, al cual también se lo consideró despreciativamente, y recién en 2005 se volvió a legislar al repecto, pero solo hace un par de años se está avanzando, faltan 1.000 formadores para la educación técnica como la de un plomero, y somos solo 160.   

Siddig: Pareciera no haber canales comunicantes con los programas e instituciones públicas orientadas a la formación laboral, por lo menos en mi caso y en los empresarios que frecuento. La realidad es que las pymes terminamos siendo muchas veces los formadores de nuestros operarios, con lo que este proyecto no es más que una expansión de lo que hacemos en la empresa, formalizando y profesionalizando la capacitación.

Para contactarse con el proyecto, puede comunicarse con Gaby Idoeta al 15-3251-3533 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►